Quiénes somos

Comenzamos nuestra andadura en el año 1.994. Con escasa maquinaria y mucho esfuerzo personal, conseguimos mantenernos en el sector con una producción diaria de unos 20 kilos de pan, con un equipo de profesionales producimos 500 kilos cada jornada.

En nuestra aventura profesional, decidimos apostar por la calidad, que a fin de cuentas es la que marca la diferencia. Con los años, nos hemos hecho un hueco en el mercado a pesar de las diversas dificultades (competencia del sector, panes de industria de congelados, guerras de precios, etc…) aportando nuestro sello de identidad y con una refinada elaboración de diferentes tipos de pan muy cuidada que abarca más de 30 especialidades.

La Panadería Trujipan, ha crecido, así como sus expectativas, por lo que decidimos ampliar nuestro negocio y adquirir más locales comerciales en la margen derecha, dotándolos de la infraestructura necesaria para seguir ofreciendo nuestros productos con el sello de calidad que nos ha caracterizado.

En cierta ocasión, consultamos a nuestra clientela y apreciamos una demanda “de viejos sabores de antaño” por lo cual apostamos por la compra de hornos modernos, pero con solera, de piedra refractaría y así emular los hornos de leña tradicional, dando a conocernos modestamente nuestros tipos de pan con sabor intenso y una fermentación lenta al igual que su posterior cocción, consiguiendo alargar la vida del producto.

En Trujipan, buscamos recuperar el sabor de antaño con formatos que cuidan y miman el producto en todas sus variedades, y que “el pan” pueda recuperar el derecho, poco a poco perdido, de “ser el rey de la buena mesa, donde uno no puede sentarse si no hay un buen pan”.

Nuestro objetivo consiste en innovar para dominar el mercado observando -eso sí- lo que ofrecen los competidores. Pero no es lógico gastar esfuerzos y recursos en lanzar nuevos productos sólo porque lo hace la competencia”.

“Somos una empresa pequeña, pero lo que realmente valoramos, es el servicio al cliente con garantías, tarea difícil en una economía marcada por los altibajos”.

Dentro de los factores claves para el desarrollo de nuestro negocio tenemos en cuenta el conjunto humano de una pequeña empresa, que al igual que el de una grande, se rige siempre en una figura de primera magnitud, y a su vez, nuestra responsabilidad de la toma de decisiones.

En la Panadería Trujipan, la formación de nuestro equipo está en constante aprendizaje de su maestro panadero Koldo Mikel Corcuera Ayuela, seguido de otro reconocido profesional Rabia Boulaich, ambos constituyen el equipo que materializan la labor del día a día y de los que dice, “nos sentimos orgullosos”.